Swiss Merengue Buttercream

 

CYMERA_20160506_145025_wm

Hola chicos y chicas, llevo unos días perdida pero por una buena causa, estuve en mi tierra el Bierzo descansando un poquito que en el pueblin se está muy bien, y  entre unas cosas y otras no me he podido sentar a escribir algunas recetas. Pero ya estoy de vuelta y además hoy voy a proponer una buttercream de merengue increíble de bueno. Es una receta que aprendí en el curso que hice en Dulces Ilusiones y esta de muerte. Lo que me gusta de esta buttercream es la textura tan suave y fina que tiene comparada con la de mantequilla, y lo mejor es que podemos darle el sabor y color que queramos. Lleva su tiempo de preparación pero merece muchisimo la pena y doy fe jajaja.

Ingredientes:

4 claras de huevo (32 gr por clara)

225gr de azúcar

350gr mantequilla a temperatura ambiente

1 cucharadita de vainilla

Opcional saborizante el que más os guste

Tintes de repostería color opcional

Preparación:

Ponemos las claras de huevo en un cazo junto con el azúcar. Calentamos hasta alcanzar los  60ºC y mantenemos esta temperatura unos 4 minutos. Sin parar de remover para que no se nos  queme y mantenemos esa temperatura para que la clara no se cocine.

Si no tenemos un termómetro de repostería, podéis utilizar los dedos con cuidado por favor de no quemarnos,  hasta no notar los granos de azúcar.

Pasamos las claras al bol de la batidora y empezamos a montarlas. Tardan un poquito pero con paciencia los conseguiremos. Cuando hagan picos blandos, comprobaremos la temperatura del bol, si está caliente esperamos un poquito antes de añadir la mantequilla.

Una vez templado el bol añadimos la mantequilla batiendo a velocidad media. La mezcla puede parecer cortada, pero a los 5-6 minutos se convertirá en la buttercream. Si no ocurre, o la mezcla parece grasienta y no es suave, puede que la mantequilla no estuviera lo suficientemente blanda. Podemos darle unos segundos de microondas y seguir batiendo, si nos pasáramos con el  microondas deberemos dejar que se vuelva a enfriar.

Acordaros que nunca se estropea, sólo es cuestión de coger la temperatura y seguir batiendo.

A este Swiss podemos darle sabor añadiendo siropes, pastas concentradas, aromas, galletas  molidas o todo lo que se te ocurra.

Ya tenemos nuestra Swiss Merengue Buttercream, y ya podéis decorar vuestras tartas y cupcakes. Y me diréis que tal os ha salido pero os aviso, el que empieza a probarla no podrá parar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s